manocruel ©

14.11.05

si hay algo que nunca recuerdo (y siempre redescubro), es que escribo para entender.
si empiezo a mover los dedos, es porque algo no me cierra, porque en algún lugar se me hizo un agujero, se perdió un eslabón en la cadena, y no al revés.
cometo el error, no obstante, de ponerme dogmático y sentencioso, porque tiendo a confundirme y creer que tengo las respuestas a las preguntas, que lo que aprendí me sirve y me es suficiente. hago como que me olvido de lo que no me gusta o no me gustó, y voy como un tren y atropello lo que haya que atropellar.
a veces da resultado, pero no siempre.
cuando flaqueo porque me acuerdo que me había olvidado que no soy superman, y paro (caigo) y pienso y armo de nuevo el rompecabezas, ¡páfate!, el bajón, el síntoma.
no quiero hablar de lo que me duele. hay cosas que no quiero ser y creo buscar lo que sí quiero. pero el espejo se niega a ser un aliado en estos casos. no se cansa de mostrar lo peligrosamente cerca que estamos, todo el tiempo, de repetir la historia que con tanto esmero nos negamos a repetir: la de nuestros padres.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

hace mucho escribiste esto, pero recien hoy lo encontre... a veces me pregunto si estamos condenados a repetir la historia... otras veces lo afirmo... y la mayoria de las veces trato de convencerme que no puede ser asi...
pero puede, en el fondo se que si, y somos tan humanos o cobardes que dudamos...
hasta donde podemos llegar con tal de no repetir su historia??

interesante blog...

10:43 p. m.  
Blogger manocruel said...

tal como edipo, que huyendo para burlar la predicción del oráculo, acabó, igualmente, matando a su padre.

11:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home